sábado, 30 de agosto de 2008

Formación: 4-5-1

Seguimos con las formaciones, pero tengan en cuenta lo dicho en el post precedente...

Formación 4-5-1

La 4-5-1 es una táctica muchas veces no muy utilizada. Sin embargo, la misma nos ofrece infinitas posibilidades para encarar un partido, dejándonos ser muy defensivos, tirarnos a ganar el medio, o bien intentar tener un gran ataque por las bandas. Su versatilidad hace que a la hora de definir cuáles son las posibilidades de utilizar formaciones para los partidos hagan que la 4-5-1 sea una gran variante, que muchas veces tiene un factor sorpresa que la hace muy efectiva.

El equipo puede ser parejo en cuanto a calificaciones se refiere. 4 defensores más el arquero hacen que nuestra defensa sea más que suficiente siempre y cuando contemos con los jugadores adecuados, con 1 delantero se tiene un ataque central algo pobre, pero tenemos la posibilidad de tener un gran ataque lateral siempre y cuando nuestros laterales jueguen con la órden individual de ofensivos. Se posee, a su vez, un medio muy fuerte si se juega con laterales hacia medio (o hasta con defensores ofensivos) factor especialmente condicionante ya que, como muchos sabrán, el medio determina muchas veces el resultado de los partidos.

Las variantes que nos ofrece hacen que con una sola formación podamos jugar en forma efectiva con muchos planteos. Con laterales hacia medio y presionar, intentando tener buena parte de posesión de la pelota y una defensa fuerte, para planteos en los cuales nos tiraremos a defendernos, incluso pudiendo usar al delantero como defensivo. 4-5-1 con delantero defensivo y defensores ofensivos, con los laterales en ofensivos. De esta forma se tendría una defensa decente, un gran mediocampo y un muy buen ataque por las dos bandas. Por otro lado, 4-5-1 con los laterales en ofensivo de contra. Una gran opción si buscamos ganar mediante el contraataque, y buscamos perder el mediocampo por poco.

En cuanto a los reposicionamientos no hay mucho que decir. Un delantero tendrá la órden individual de “extra medio central” y de esta forma tendremos la formación que buscamos. Las variantes que después le agreguemos nosotros son otro tema, pero básicamente no se necesitan muchos reposicionamientos, ni se tienen muchas variantes en el tema, a la hora de querer jugar 4-5-1

¿Qué podemos entrenar jugando 4-5-1? Analizaremos las habilidades principales...

Portería: Como siempre, no hay nada que nos impida entrenar portería. No hay mucho que decir con respecto a este tema, ya que no tendremos problemas.
Defensa: Este entrenamiento no se ve beneficiado con esta formación. A pesar de que jugando así puede ser una gran variante jugando para sorprender, nos queda un jugador por semana sin recibir entrenamiento (contando que en amistosos o copa jugamos con 5 defensores) haciendo que en vez de entrenar 10 jugadores entrenemos 9. En el ámbito económico, hacerlo a largo plazo puede ser un error ya que resignamos muchísimo dinero, por más que no lo parezca. Sin embargo, jugar de vez en cuando esta formación puede llegar a ser útil. Todo depende de nuestros objetivos, y de las ventajas que encontremos jugando 4-5-1 con respecto a los beneficios de entrenar un jugador más.
Jugadas: Con 5 medios (3 inner, 2 laterales), esta formación puede ser ideal para entrenar jugadas dado que todos los jugadores recibirían el entrenamiento, ya que nos deja entrenar la máxima cantidad de jugadores por semana, y por otro lado nos da la posibilidad de sacarle el mayor rédito en los partidos a la habilidad entrenada, ya que contamos con 5 jugadores que probablemente estén en un nivel superior del resto del plantel al ser entrenados. Sin embargo, generalmente los laterales serán ofensivos, por lo que en teoría no contarían con mucho nivel de jugadas, haciendo que a nivel económico entrenar estos jugadores no sea redituable. De todas formas, me parece que si somos entrenadores de jugadas tener una variante defensiva como la 4-5-1 puede ser una gran opción.
Lateral: Muy buena formación para entrenar, ya que nos posibilita entrenar 4 jugadores (2 wing laterales, 2 defensores laterales) y nos deja tener al mismo tiempo un medio decente. Incluso, nos podemos dar el lujo de jugar con los defensores laterales en ofensivos ya que la defensa no sería nuestro punto más débil. Entrenar lateral, 4-5-1 y combinarlo con contraataque puede ser una buena fórmula para el éxito. A tener en cuenta.
Anotación: Entrenar esta habilidad con esta formación es sin dudas un gran error. Estaríamos dejando de lado a por lo menos 2 jugadores de 6 máximo fuera del entrenamiento, no dejándonos rendir en lo económico. Es por eso que si somos entrenadores de anotación, no hay chance de que sea beneficioso jugar con la 4-5-1. Sin dudas, si queremos jugar 4-5-1, no entrenemos anotación, y viceversa.

Las contras de la formación también existen. Generalmente se nos complicará para tener un buen ataque. El ataque central será débil, mientras que para tener un buen ataque lateral tendremos que resignar mediocampo. Por otro lado, generalmente se juega a dominar la parte central y no las bandas, siendo esto un pro (ya que el rival tendrá que intentar defenderse por las bandas, algo no muy simple) y una contra (al no tener ataque central, perdemos una parte de la estructura de ataque que es fundamental en muchos partidos). Una formación con un gran ataque, que supere nuestra defensa, nos traerá dolores de cabeza, especialmente si nos gana el mediocampo. Especialmente los equipos que jueguen 3-5-2 con un gran ataque, o bien 3-4-3 y nos superen el mediocampo, serán los equipos con los que más cuidado deberemos tener. Lamentablemente, este tipo de equipos abundan, por lo que habrá que pensarlo dos veces a la hora de decidir como plantear un partido.

Muchos equipos encontrarán en esta formación una buena variante para jugar presionar. Básicamente, esta debería ser la formación para presionar por excelencia, aunque lamentablemente, después de analizar varios equipos que basan su estilo de juego en presionar, esto no es muy efectivo deportivamente. Parece ser que jugar presionar nos limita mucho a lo largo de toda la liga, es decir, es muy complicado poder tener un equipo competitivo como para ascender jugando presionar, siempre y cuando el nivel de nuestro equipo no esté muy por encima del resto de los equipos de la liga, situación en la cual con poco esfuerzo y no tanta variante táctica se podría ascender sin mayores problemas. Sin embargo, y al contrario de lo que muchos podrán pensar, contraatacar es muy agresiva, por más que sea una táctica defensiva. Esta formación nos permite tener buen nivel de defensa y un buen medio como para pelearle al rival, y tener situaciones normales durante el partido, para rematarlas con alguna que otra contra o evento especial, con mínimo 1 lateral ofensivo como para tener al menos ataque por una banda, aunque preferiblemente podría tenerse en las dos. Una formación así, en las ligas altas, podría llegar a ser muy competitiva, aunque es algo cara de armar.

La 4-5-1 se nos sitúa a su vez como una variante para entrenar pases largos. No lo incluí en la parte de entrenamiento de esta misma nota dado que incluyo las habilidades principales, pero a la hora de entrenar pases largos la 4-5-1 nos deja entrenar a 9 de 10 entrenables en ese partido, y contando que en el otro podremos formar 5-5-0, estaríamos entrenando casi en su totalidad y con un equipo competitivo... aunque lamentablemente suben muy lentamente, si se mezcla este entrenamiento con un poco de steptrading, y se encuentra un nicho en el mercado pocas veces aprovechado (defensores con pases para la contra) este entrenamiento en un futuro puede llegar a ser uno de los pocos que salgan de los clásicos y marque una diferencia. Simplemente, hay que animarse, aunque analizando equipos que lo hicieron (como el de GM-Alfajor) no notamos una clara ventaja con respecto al resto, por lo menos por ahora, aunque este entrenamiento sería realmente útil al largo plazo. Otro punto en contra, lamentablemente, es el estancamiento del equipo, que a nivel deportivo mejora poco y nada, y para muchos esto es fundamental.

En conclusión, puedo afirmar que la 4-5-1 puede llegar a ser una formación defensiva muy agresiva, con muchas variantes y una amplia gama de posibilidades a la hora de tácticas y reposicionamientos. Con unos pocos cambios, podemos hacer que incluso tenga dos ataques fuertes, algo nada despreciable considerando el medio y defensa que podríamos obtener. Sin dudas, cada uno debería decicarle un tiempo a esta formación, para analizar si es realmente útil, y porqué no, empezar a ser un poco más originales, salir de las 3-5-2 aburridas con todo al medio, y tener un equipo versátil, fuerte, con un buen plan de entrenamiento a largo plazo y no tan común, y lo mejor de todo, pasar un rato divirtiéndose al probar cosas nuevas. Personalmente, quizás le doy una oportunidad en el futuro, y ¡quizás más de uno después de leer esto también!